Servicios – Eficiencia energética

Servicios – Eficiencia energética

En el área de eficiencia energética Prodisei Technologies lleva a cabo una serie de propuestas de mejora en las instalaciones para reducir el consumo energético, que clasificamos en tres bloques:

Cambio en los hábitos de consumo

La primera acción que se debe adoptar y, además, la que menos inversión requiere, es cambiar los hábitos de consumo para conseguir que sean más responsables y eficientes, como por ejemplo:

- Seleccionar una temperatura adecuada en el sistema de climatización (calefacción o aire acondicionado) para cada época del año, tratando de evitar valores extremos.

- Asegurarse de que nada se queda encendido cuando abandonamos nuestro hogar o lugar de trabajo.

- Evitar dejar ventanas o puertas abiertas cuando esté en marcha el sistema de climatización.

- Procurar aprovechar al máximo la luz natural del Sol.

- Evitar el despilfarro en el consumo de agua.

Cambio de la iluminación convencional por iluminación LED

El consumo de iluminación en los hogares ronda el 4% (Fuente: IDAE 2011 estudio proyecto SECH-SPAHOUSEC) y en las empresas puede alcanzar un valor de alrededor del 28% (Fuente: IDAE 2005) del gasto eléctrico total. Cambiando la iluminación convencional por iluminación LED se consiguen importantes ahorros, que pueden variar desde un 30% a un 80%, según el tipo de iluminación convencional que cada cliente tenga. Como ejemplo, véase el siguiente gráfico:

Sustitución de downlight de 2x26w por downled de 20w          Gráfico de ahorro en consumo de un downled de 20W frente a un downlight de 2x26W

Introducción de sistemas de gestión para optimizar el consumo energético

La introducción de sistemas de gestión (domótica/inmótica), permite automatizar ciertas actuaciones que pueden ayudar a optimizar el consumo, como por ejemplo:

- Encendido programado y progresivo de los circuitos de iluminación y climatización.

- Apagado automático de la iluminación y la climatización fuera del horario laboral.

- Apagado de circuitos eléctricos no vitales al detectar excesos de consumo.

- Desactivación de la climatización al detectar ventanas abiertas.

- Llevar a cabo un control zonal de la temperatura de forma automática mediante termostatos, que permitan fijar unos niveles de confort máximos y mínimos en cada estancia e independientes de otras zonas.

- Encendido y apagado de la iluminación en zonas de uso esporádico en función de la detección de presencia.

- Aprovechar la iluminación natural del Sol para regular la iluminación artificial en función de la luminosidad ambiente y la detección de presencia en una determinada área.

- Aprovechar la energía del Sol para climatizar convenientemente las diferentes estancias, actuando sobre elementos motorizados como toldos, cortinas y/o persianas según convenga en cada época del año.

- Etc.